Entrevista a Marco Marazzi, profesor ayudante en el grupo de investigación Reactividad y estructura molecular (RESMOL) de la UAH.

Entrevista a Marco Marazzi, profesor ayudante en el grupo de investigación Reactividad y estructura molecular (RESMOL) de la UAH.

Marco habla de los principales avances en la investigación para mejorar el tratamiento del COVID-19 en la que está trabajando.

Este proyecto de investigación pertenece a las acciones de mecenazgo que se están financiando y divulgando desde la Universidad de Alcalá. Como parte de su compromiso social, la UAH trabaja en la búsqueda de soluciones al COVID-19 desde la investigación y la educación.

– ¿Cuál es tu tarea en el proyecto que estáis realizando? ¿Cómo colabora la UAH en el desarrollo de este estudio?

Como los demás miembros del equipo que participan en el proyecto, estoy investigando los mecanismos moleculares responsables del SARS-CoV-2, con el objetivo de encontrar posibles fármacos contra el COVID-19.

La UAH ha creado un plan de mecenazgo para conseguir financiación de diversos proyectos, entre los cuales se encuentra éste. Además, ha lanzado un programa propio de financiación de proyectos relacionados con el COVID-19, al cual hemos optado y estamos esperando la resolución. Así mismo, colabora en la difusión de los objetivos que nos hemos planteado, a través de diferentes acciones en su página web y redes sociales.

-¿Cuántos organismos e instituciones participáis en el proyecto? ¿Cómo se han forjado las colaboraciones entre los diferentes entes? ¿Existían colaboraciones previas entre los diferentes autores y autoras?

Este proyecto ha nacido de la inquietud de varios científicos acerca de los acontecimientos ocurridos producidos por el COVID-19 a principios de marzo. Sobre todo, como italiano, veía desde España lo que estaba pasando en mi país. Empecé a preguntarme que se hubiera podido hacer a nivel de investigación.

En la UAH, contacté con Cristina García, que pertenece al grupo RESMOL (Reactividad y estructura molecular), y con Isabel Iriepa, del grupo DISCOBAC (Diseño, interacción y síntesis de compuestos biológicamente activos). Surgieron ideas iniciales de como estudiar el posible mecanismo de infección a través de las técnicas que nosotros conocemos.

Al mismo tiempo, contactamos con la Université de Lorraine (Francia), grupo con el cual realicé una estancia postdoctoral. Este grupo de investigación francés, junto con sus colaboradores de la Università degli Studi di Palermo (Italia), estaban dispuestos a aunar fuerzas y proponer ideas alternativas. Nada más empezar a construir los primeros modelos, estuve en contacto con Antonio Francés,  investigador de la Universitat de València, al que conocí en Francia y que también se sumó al reto.

Estas instituciones forman el núcleo para poder desarrollar la parte teórica del proyecto en todos sus aspectos. Además, gracias a las colaboraciones de la Prof. Isabel Iriepa, también contamos con el apoyo del CSIC, tanto del Instituto de Química Orgánica, como del Centro Nacional de Biotecnología, que nos permitirán averiguar la eficacia experimental de los fármacos y mecanismos que proponemos.

Metodología del estudio, ¿Qué beneficios puede producir el estudio en el corto plazo? ¿Y en el largo plazo?

Proponemos varias metodologías pertenecientes a la modelización y simulación molecular. Estas técnicas computacionales son capaces de ofrecer una resolución espacial sin precedentes, llegando a entender a nivel atómico estructuras biológicas de naturaleza compleja, como las proteínas y sus interacciones.

En el corto plazo, es decir en algunos meses, tendremos la posibilidad de simular estos procesos y  reducir tanto los plazos como los costes. A largo plazo, los detalles que se pueden alcanzar con estas técnicas podrían permitir describir detenidamente todas las piezas de este complejo puzzle que es el SARS-CoV-2, entender las relaciones estructurales con el precedente brote de tipo SARS (SARS-CoV) en 2002, y así permitir un estudio anticipado de su evolución, para poder proponer con tiempo los antivirales correspondientes. En breve, podría ser útil para que no nos pille desprevenidos como ha ocurrido esta vez.

– En la actualidad se están realizando multitud de investigaciones en relación al tratamiento al COVID-19. ¿En qué se diferencia vuestro estudio del resto? ¿Qué esperáis que pueda aportar?

El mundo de la modelización molecular está formado por una multitud de diferentes técnicas, cada una focalizada en responder a un tipo específico de pregunta. Esto también explica por qué nuestro proyecto reúne instituciones de tres países europeos, necesitándose expertos en distintas áreas de la modelización: hacen falta técnicas que permitan proponer cuáles son los sitios de interacción de potenciales fármacos, como el docking, usado asiduamente en la industria farmacéutica. Pero podría no ser suficiente.

Con la dinámica molecular, podemos describir cómo se comporta nuestro sistema en el tiempo, permitiendo describir con precisión sus evoluciones y reordenamientos. En algunos casos, técnicas aún más sofisticadas son necesarias para estimar la eficiencia de los fármacos que estamos proponiendo. En última instancia, será el experimento lo que nos proporcionará información para validar y, en su caso, mejorar nuestras propuestas.

-¿Consejos para AlumniUAH que sueñan con realizar un proyecto importante como es el que realizáis. ¿Qué  recomiendas a los alumnos y alumnas que se encuentren en el proceso para llegar a realizar una investigación como esta?

Si se tiene ilusión por la investigación, estoy seguro de que cualquier alumna o alumno puede tener ideas muy interesantes para futuros proyectos y luchar por ellos. Resulta fundamental, desde mi punto de vista, tener experiencias en el extranjeropara aprender nuevas técnicas y nuevos modos de proponer soluciones a los problemas científicos.

En este caso concreto, este proyecto nunca se hubiera podido poner en marcha sin la necesaria sinergia entre distintas instituciones de distintos países. En un momento histórico en el cual las políticas de unión en Europa parecen vacilar, me gustaría evidenciar como la ciencia se beneficia enormemente de proyectos comunes, y esperemos que puedan ser siempre más.

La UAH estudia nuevas estrategias antivirales frente al COVID-19

La UAH estudia nuevas estrategias antivirales frente al COVID-19

El Plan de mecenazgo de la UAH financia distintos proyectos de investigación en relación al COVID-19. Entre ellos se encuentran los grupos de la UAH: BIONANODEN liderado por los profesores Rafael Gómez y Francisco Javier de la Mata, junto a Paula Ortega y Ángela Martín-Serrano, y MOABAC, que dirige Antonio Jiménez. 

Ambos trabajan juntos para buscar nuevos fármacos antivirales que hagan frente a este coronavirus. Además, a esta búsqueda se une la expertise de otros investigadores: el grupo de Aptámeros del IRYCIS, el de la Dra. Galdiero de la Universidad de Nápoles y el de la Dra. Sevilla del CISA-INIA.

– ¿Cuál es el objetivo de esta investigación?

El objetivo de este proyecto es desarrollar nuevos fármacos que puedan ser activos contra el virus SARS-CoV-2 y eviten el desarrollo de la enfermedad COVID-19.

En la actualidad hay dos estrategias muy prometedoras que utilizan polímeros biológicos para luchar contra las infecciones víricas. Por un lado, están los péptidos antivirales, que hasta la fecha han demostrado ser eficaces contra virus como el VIH o la gripe. Por otro lado, los aptámeros, también llamados anticuerpos químicos, son moléculas de ARN o ADN de cadena simple formados por 20-80 nucleótidos capaces de unirse específicamente y con gran afinidad a una molécula de interés, gracias a su estructura tridimensional única. Sin embargo, tanto péptidos antivirales como aptámeros son extraños para nuestro organismo, que luchará por degradarlos o expulsarlos. Por ello, es necesario establecer sistemas de administración que permitan que se mantengan intactos en el organismo el tiempo necesario para hacer su función.

Para solucionar este problema, utilizaremos la nanotecnología, concretamente dendrímeros de tipo carbosilano con grupos sulfonato (carga negativa) en la superficie que actuarán como nanotransportadores, aumentando la solubilidad y la biodisponibilidad de péptidos antivirales y aptámeros. Además, se espera que proporcionen una capacidad antiviral adicional, ya que se ha demostrado que son efectivos contra otros virus como el VIH o los Herpesvirus.

– ¿Cómo los antivirales pueden ayudar a controlar el virus?

Es importante saber que la infección viral se establece a través de complejas interacciones entre el virus y el sistema celular del huésped, que en este caso serían los humanos, del cual los virus son dependientes para poder sobrevivir, replicarse y volver a infectar. Las investigaciones llevadas a cabo sobre el SARS-CoV-2 demuestran que el virus interacciona con la célula huésped utilizando una proteína denominada proteína Spike (S).  Esa proteína es capaz de anclarse a los recetores ACE2 de la célula a infectar, mediando la entrada del virus y el proceso de fusión entre la envoltura viral y la membrana de la célula huésped. Por ello, es especialmente interesante explorar estrategias basadas en el diseño de moléculas que bloqueen la interacción entre ambas proteínas y que, de esta manera, impidan el anclaje del virus a sus células diana y por tanto la infección.

– ¿Qué diferencia a estos antivirales que están investigando con los que ya están en el mercado?

Cuando se diseña un antiviral se hace pensando en las partes que componen el virus al que van dirigido, su forma de interaccionar con la célula huésped para poder infectarla y qué parte de su estructura es la responsable del ‘ataque’ a nuestras células. En este caso, se pretende diseñar tanto  péptidos antivirales como aptámeros capaces de interferir en la unión del virus a la membrana celular haciendo que la proteína S del mismo se acople a los sistemas diseñados en lugar de a su receptor celular. De esta forma sería posible bloquear la entrada del virus, que así perdería su capacidad de infección.

– ¿En cuánto tiempo creen que tendrán resultados definitivos?

Es difícil poder dar fechas, ya que este proyecto se basa en una investigación básica que, posteriormente, si los resultados fueran satisfactorios como esperamos, pasaría de una aproximación in vitro a otra in vivo, algo que suele ser un proceso complicado. Aun así, esperamos tener los primeros sistemas dendríticos que actuarán como nanotransportadores de los péptidos y los aptámeros dentro de unos 4-6 meses y empezar entonces con las medidas in vitro de la capacidad antiviral de los sistemas y en el transcurso de un año poder tener así los primeros resultados.  

Para frenar la pandemia, ¿será necesaria la aparición de una vacuna o de antivirales específicos como los que estáis estudiando?

Como dice el refranero popular ‘prevenir es mejor que curar’, por lo que la vacuna, al ser un tratamiento de prevención, es sin duda la mejor opción. Las vacunas evitan que se adquiera la enfermedad, ayudan a conseguir la inmunidad de grupo y pueden tener como consecuencia la erradicación de la enfermedad. El ejemplo más representativo de la efectividad de las vacunas es el hecho de que este año se ha celebrado el 40 aniversario de la erradicación de la viruela, enfermedad que amenazó a la humanidad durante 3000 años, y que sólo durante el siglo XX causó la muerte de 300 millones de personas.

El desarrollo de una vacuna no es una tarea fácil. Primero tienen que conseguirse buenos resultados en animales y, posteriormente,  tiene que demostrarse su efectividad y seguridad en una gran cantidad de personas para poder ser finalmente utilizada sobre amplios segmentos de población. También tiene que ser capaz de mantener la inmunidad de la persona vacunada por un largo período de tiempo y tiene que poder producirse a gran escala y ser barata para que la vacunación sea posible incluso en los países con menos recursos. Conseguir estos resultados requiere una fuerte y sólida cooperación internacional, solidaridad y esfuerzo científico.

La investigación sobre tratamientos antivirales es también profundamente laboriosa, pero no es menos importante, puesto que hasta que dispongamos de vacunas para el SARS-Cov-2, es fundamental encontrar tratamientos que eviten la infección o que mejoren las posibilidades de recuperación de los pacientes infectados. Otros aspectos científicos de profundo interés son, por ejemplo, las mejoras en el diagnóstico temprano de la enfermedad o entender por qué el virus es mortal para unas personas mientras que otras desarrollan la infección sin ser conscientes de ello. También es importante que haya buena comunicación y que se sepa lo que no funciona para seguir avanzando. En definitiva, todo el conocimiento científico derivado de la investigación sobre SARS-Cov-2 aportará su granito de arena en la lucha contra la pandemia.  

La UAH recibe el apoyo de Ibermática, para lograr terapias personalizadas contra el COVID-19, en un proyecto de investigación

La UAH recibe el apoyo de Ibermática, para lograr terapias personalizadas contra el COVID-19, en un proyecto de investigación

La empresa ha realizado una donación de 10.000 euros con el objetivo de apoyar uno de los trabajos de investigación que está llevando a cabo sobre la COVID-19, que se están financiando gracias a las acciones mecenazgo puestas en marcha por la UAH a raíz de la pandemia.

Ibermática, compañía española de servicios tecnológicos, ha alcanzado un acuerdo con la Universidad de Alcalá con el objetivo de apoyar uno de los trabajos de investigación que está llevando a cabo sobre la COVID-19. El proyecto está dirigido por el catedrático de Medicina y Enfermedad del Sistema Inmune, Melchor Álvarez de Mon, se centra en mejorar el tratamiento contra la COVID-19, en función del grado de afectación del paciente.

A falta de una vacuna contra el virus, el estudio busca conocer con precisión qué medicamento y qué tratamiento requiere un paciente de COVID-19 en cada momento para conseguir su recuperación. El estudio pretende analizar y caracterizar evolutivamente los componentes celulares del sistema inmune en sangre para una muestra de más de 300 pacientes infectados. Cada fase de la enfermedad por la que va pasando el paciente, necesita un medicamento y un tratamiento específico. Hasta el momento no se han definido con exactitud.

En el proyecto también se han involucrado entidades como el CSIC, el Hospital Universitario Príncipe de Asturias e investigadores independientes. Además, este estudio pretende establecer un protocolo de seguimiento de la inmunidad de los pacientes que han superado la infección aguda en una segunda fase.

Ibermática, compañía global de servicios TI, ha desplegado una amplia batería de servicios y soluciones tecnológicas para ayudar a combatir los efectos de la pandemia originada a raíz de la enfermedad Covid-19, provocada por el coronavirus SARS-CoV-2. Apps de rastreo de infectados, teletrabajo, call center, chatbots, cuadros de mando inteligentes o protección ante ciberataques son algunas de sus soluciones destacadas hasta ahora.

Estudiantes de Enfermería de la UAH trabajan como voluntarios en hospitales

Estudiantes de Enfermería de la UAH trabajan como voluntarios en hospitales

En las últimas semanas, estudiantes de último año de Grado de Enfermería se han incorporado a una bolsa de voluntariado para realizar tareas de apoyo en diferentes centros hospitalarios.Los estudiantes colaboran en el Hospital Universitario Príncipe de Asturias, en el Hospital Universitario Ramón y Cajal y en el Hospital Universitario de Guadalajara.

Unos setenta y cinco alumnos de cuarto curso, ya matriculados en el trabajo de fin de grado (TFG), se han suscrito a este listado hasta el momento. Este registro ha sido coordinado por el Decanato de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la UAH.

La incorporación de estos estudiantes se hace a petición de las propias direcciones de enfermería de los hospitales. Estas direcciones se ponen en contacto con los voluntarios de estos centros y les demandan su ayuda para desempeñar diferentes funciones de apoyo al personal sanitario.

Actuaciones de la UAH en Guadalajara contra el COVID-19

Actuaciones de la UAH en Guadalajara contra el COVID-19

A las acciones que la Universidad de Alcalá está desarrollando por la crisis provocada por la expansión del COVID-19 se suma el apoyo con diferentes materiales y recursos humanos al Hospital General Universitario de Guadalajara (HUGU).

En concreto se han donado viseras y pantallas de protección fabricadas gracias a las 60 impresoras 3D de la Escuela Politécnica Superior (EPS), así como 2.500 guantes y gel hidroalcohólico, también fabricado por la UAH.

También, el Rector ha remitido a la Dirección-Gerencia del Hospital un listado de estudiantes del cuarto curso del Grado de enfermería que se han prestado como voluntarios para prestar su apoyo en los diferentes servicios del HUGU.

Además, un grupo de investigadores está colaborando en un proyecto para la fabricación de un prototipo de respirador y, en este momento, se están estudiando fórmulas para establecer un sistema de apoyo, al mismo hospital, en la realización de pruebas diagnósticas (PCR para COVID-19).

Desde el primer momento, el Rector se puso a disposición de la Consejería de Sanidad de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha para ofrecer todos los medios humanos y materiales de la UAH que pudieran ser de utilidad al sistema sanitario; el contacto con las autoridades sanitarias sigue siendo estrecho, para poder responder con agilidad a cualquier necesidad. De hecho, durante las últimas semanas, también han surgido diferentes iniciativas de voluntariado de los miembros de la universidad que, en colaboración con el Ayuntamiento de la capital, se están canalizando a través de Participación Ciudadana, para dar una respuesta coordinada y centralizada, en colaboración con Cáritas y Cruz Roja.

Policía Nacional utilizará Counterfog® para descontaminar grandes superficies

Policía Nacional utilizará Counterfog® para descontaminar grandes superficies

Policía Nacional ha comenzado a utilizar la tecnología Counterfog® para llevar a cabo tareas de descontaminación de grandes superficies y su utilización en espacios interiores. La Empresa de Base Tecnológica ‘Counterfog’ de la Universidad de Alcalá, al igual que hizo con la UME, ofreció su equipo a la Policía Nacional para su uso. Tras las pruebas efectuadas el pasado 26 de marzo en las instalaciones del Complejo Policial de Canillas, dos Unidades de Desinfección van a ser puestas en servicio. Estas unidades serán oper adas por miembros del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas-GOIT.

Para este fin, ha sido desarrollado en tiempo récord, un prototipo de boquillas de modo que la disolución desinfectante sea utilizada en partículas de tamaño nanométrico, el mismo tamaño que el virus, permitiendo la adhesión del desinfectante al mismo, atacando su capa lipídica, consiguiendo su disolución y caída al suelo.

Para su aplicación, el prototipo ha sido adaptado a los medios materiales de que dispone Policía Nacional, gracias un equipo multidisciplinar formado por la Subdirección General de Logística e Innovación (Servicio Innovación y equipos del GOIT), técnicos de la Cátedra de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Alcalá y el asesoramiento de la Unidad Central de TEDAX-NRBQ.

Para la descontaminación de grandes superficies, se ha adaptado el camión lanza-agua utilizado para tareas de orden público, dotándolo de las boquillas diseñadas y proporcionadas por ingenieros de la citada cátedra de la UAH. Para la descontaminación de interiores, se ha diseñado un equipo portátil, dotado con las mismas boquillas diseñadas en la Universidad.

En el caso de la actual pandemia, Counterfog® puede desinfectar rápidamente a gran escala infraestructuras, vehículos, edificios, conductos de ventilación, rincones de difícil acceso o incluso exteriores. Además de las superficies, desinfecta el aire de las salas garantizando que no queden aerosoles infecciosos en suspensión.

Dos estudiantes de la UAH entre las diez mejores notas provisionales del FIR 2020

Dos estudiantes de la UAH entre las diez mejores notas provisionales del FIR 2020

Ángela Hoyo Muñoz y Elena Herranz Bayo, dos estudiantes de la Facultad de Farmacia de la UAH, han logrado situarse entre las diez mejores calificaciones del FIR 2020, según la relación provisional de los resultados de las pruebas selectivas publicada por el Ministerio de Sanidad.

Ángela Hoyo Muñoz ha conseguido la quinta mejor nota al tener 154 respuestas correctas y una puntuación de 88,97. Con un baremo de 8,70, ha obtenido una puntuación total de 98,14.

Elena Herranz Bayo ha alcanzado la décima mejor calificación con 152 respuestas correctas y una puntuación de 87,16. Con un baremo de 8,05, ha tenido una puntuación total de 95,64.

Tras la publicación de los resultados provisionales, el Ministerio de Sanidad emitirá a partir del 16 de marzo la lista definitiva, una vez superado el período de alegaciones.

El FIR es el examen oficial de Farmacéutico Interno Residente del Ministerio de Sanidad.

La Universidad de Alcalá pone, de nuevo, rumbo a Egipto

La Universidad de Alcalá pone, de nuevo, rumbo a Egipto

El equipo de ‘The Middle Kingdom Theban Project’ viajará de nuevo a Luxor en unas semanas para continuar sus investigaciones en la necrópolis de Deir el-Bahari. Para contribuir a su financiación, han lanzado una campaña de micromecenazgo, con el objetivo de recaudar 18.000 euros.

La expedición arqueológica de la Universidad de Alcalá (UAH) vuelve a Egipto para seguir descubriendo los secretos que encierran las tumbas de la necrópolis de Deir el-Bahari, en la antigua Tebas, actual ciudad de Luxor. En los meses de marzo y abril de 2020, con una duración de seis semanas, se desarrollará la quinta campaña de ‘The Middle Kingdom Theban Project’.

El equipo estará conformado por un grupo multidisciplinar de 40 especialistas en egiptología, arqueología e historia, además de contar con arquitectos, médicos forenses, especialistas en 3D, geólogos, papirólogos, restauradores, etc., a los que se unen un centenar de 100 trabajadores locales. Todos ellos, trabajarán en la excavación, estudio, restauración y documentación de tumbas de dicha necrópolis, correspondientes al llamado Reino Medio, iniciado hacia el año 2000 a.C. y que dio lugar a la etapa clásica y dorada de la cultura faraónica.

Una campaña arqueológica de esta envergadura requiere planificación, recursos humanos y materiales, como instrumental técnico y tecnología avanzada, lo que supone un gran esfuerzo, especialmente económico. Por ello, para contribuir a su financiación, el grupo de trabajo ha lanzado, a través de la plataforma Kickstarter, una campaña de micromecenazgo, a nivel nacional, con la que, durante 30 días, esperan recaudar 18.000 euros.

La idea es poder desarrollar esta nueva expedición en las mejores condiciones e incorporar nuevos hallazgos a los ya conseguidos en ediciones anteriores, con el objetivo de entender mejor el Reino Medio, un período marcado por las transformaciones, innovaciones y reconfiguración del estado egipcio.

Todos los avances de esta nueva campaña podrán ser seguidos en la nueva web del proyecto, totalmente renovada y llena de información, noticias y material para todos aquellos interesados en conocer mejor su trabajo y todo lo relacionado con el Reino Medio.

‘The Middle Kingdom Theban Project’

El proyecto constituye una iniciativa científica donde arqueología, exploración y aventura se combinan para ampliar el conocimiento sobre la época dorada de crecimiento cultural, intelectual y social, el llamado Reino Medio, el periodo de mayor impacto en la historia del Egipto faraónico.

Esta expedición arqueológica supone una plataforma desde la que desarrollar estos estudios, documentar los hallazgos y difundir los descubrimientos mediante publicaciones científicas y de divulgación.

En los cuatro años de trabajo en la necrópolis tebana, el equipo de la Universidad de Alcalá ha llevado a cabo una intensa labor de excavación y documentación de los patios de acceso a las tumbas de altos cargos del Reino Medio. Los complejos de estos grandes nobles constituyen monumentos de gran tamaño, construidos en las colinas y con patios de gran amplitud.

Uno de los hallazgos más significativos hasta ahora se produjo en abril de 2017, cuando uno de los arqueólogos descubrió un pozo poco profundo pero que conducía a una cámara muy particular: el depósito de momificación del visir Ipi. Este descubrimiento de la cámara reveló que los egipcios habían preparado un pequeño almacén donde guardar todo el material y utensilios usados en la momificación de este gran noble, un material demasiado impuro para quedar depositado en el interior de la tumba. En este depósito pudimos encontrar uno de los conjuntos más antiguos conocidos para embalsamar a un difunto en época faraónica: jarras, vendas de lino, paja y trapos, sudarios, telas, bolsas de sales para la desecación del cadáver y hasta lo que ha sido identificado como el corazón momificado del propio visir.

Cómo colaborar con ‘The Middle Kingdom Theban Project’Cómo colaborar con ‘The Middle Kingdom Theban Project’

El Máster Universitario de Hidrología de la UAH recibe a dos becadas de estudios STEM de la Fundación Carolina

El Máster Universitario de Hidrología de la UAH recibe a dos becadas de estudios STEM de la Fundación Carolina

La calidad y el prestigio del Máster Universitario en Hidrología y Gestión de Recursos Hídricos de la UAH, en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos, han hecho posible que este año reciba a dos adjudicatarias de las becas de la Fundación Carolina.

Es la primera vez que la Fundación Carolina presenta estas becas en su modalidad STEM, dirigidas a mujeres específicamente en los campos de las ciencias, tecnología, ingenierías y matemáticas, enmarcada dentro de la Agencia 2030. Con ellas, esta institución, junto a su patrocinadora, la Fundación Repsol, contribuye a la consecución no solo de los objetivos relacionados con la gestión del agua y seguridad alimentaria, sino también el de la reducción de las brecha de género.

El máster nació dentro de un grupo de investigación heterogéneo compuesto por químicos, biólogos, geólogos, ingenieros de caminos, industriales, agrónomos y economistas, entre otros, y ya va por su 14º promoción. En estos momentos se encuentra ya asentado y disfruta de renombre internacional en el mercado latinoamericano, según nos explica Alberto del Villar, su director. En el momento de su lanzamiento en 2006, constataron que el mercado al que se dirige en Europa ya era muy maduro, al contrario que en Latinoamérica, donde las necesidades profesionales y de formación en esta materia eran notables. El profesor del Villar señala que este máster no encuentra parangón allí como título de posgrado con las distintas materias que abarca. De hecho, en el curso actual el 70% de los alumnos son internacionales y entre ellos abundan los latinoamericanos. Constituyen un alumnado heterogéneo de muy distintas procedencias como la biología, la física o las ingenierías.
Se imparte una formación transversal en la que tienen cabida los aspectos tecnológicos y científicos, pero también de gestión y planificación, profundizando bastante en cada uno de ellos y proporcionando todo un abanico de conocimientos multidisciplinares. El máster tiene buenas perspectivas de colocación en empresas, ya que los titulados pueden dirigir o gestionar plantas de depuración, desalinización, empresas de suministro y tratamiento de aguas o, si lo prefieren, acceder al doctorado.
Su éxito ha hecho que a la modalidad presencial (de la que se ofertan 35 plazas por curso académico) se sumara la modalidad semipresencial, pensada especialmente para los alumnos latinoamericanos, cuya fase presencial se cursa este año en Santiago de Chile.

Dina, Alberto y Mª Fernanda

Un indicador de la calidad y el destacado bagaje del máster es el hecho de que la Fundación Carolina haya confiado en él para ofrecer dos plazas que este año ocupan las colombianas Dina Vanesa Gómez y Mª Fernanda Gallego. Dina es ingeniera civil, con máster en ingeniería ambiental, y ha trabajado como docente universitario en un grado de ingeniería oceanográfica. Para ella, este máster era todo un ‘referente’ y desea poder aplicar los conocimientos que está adquiriendo a la zona donde ha trabajado en Colombia. Desde su perspectiva, le brinda una oportunidad de hacer su propia contribución a la zona, que es un poco marginal y tiene necesidades de agua potable. Se siente una privilegiada por participar en él y quiere transmitir su conocimiento por medio de la docencia en aquellas regiones que más lo necesitan.
Por su parte, Mª Fernanda es ingeniera agropecuaria por la Universidad de Antioquía, y está especialmente interesada en irrigación, una base para asegurar la alimentación de la población. Lamenta que Colombia sea un país privilegiado por sus aguas, pero que éstas estén ‘mal gestionadas, por medio de procesos ineficientes’. Al ver las becas, eligió como primera opción este máster por ‘su trayectoria y su programa tan completo’, y también espera poder aportar su granito de arena al aprovechamiento del agua en su país como recurso vital y fundamental para garantizar la seguridad alimentaria.
Para el curso 2020-2021 la Fundación Carolina ha decidido incrementar el número de becas para el máster hasta un total de cuatro, debido a la aceptación y buena valoración que tiene este posgrado.

La UAH firma un acuerdo de patrocinio con Química Sintética

La UAH firma un acuerdo de patrocinio con Química Sintética

La empresa ubicada en Alcalá de Henares acaba de firmar un convenio con la UAH destinado a estrechar lazos y promover entre los estudiantes de los grados de Química y Ciencias Ambientales distintas actividades que fomenten la investigación y el conocimiento en el ámbito del tratamiento de aguas residuales

La UAH y la empresa Química Sintética S.A., del grupo Chemo, han firmado un acuerdo de patrocinio que incluye también la convocatoria de premios a los mejores TFG y TFM relacionados con el tratamiento de aguas residuales, la realización de prácticas en la empresa por parte de los estudiantes de la UAH, la promoción de becas como personal investigador y la celebración de congresos y charlas.

La firma de este acuerdo se celebró recientemente en la UAH con la participación del presidente de Química Sintética, Carlos Romero-Camacho Silos, y el vicerrector de Investigación y Transferencia de la Universidad de Alcalá, Javier de la Mata. También asistieron la directora del departamento de Química Analítica, Química Física e Ingeniería Química, Ana Karina Boltes, y la directora de Recursos Humanos de la empresa, Virginia Jimenez, entre otros.

El convenio de patrocinio supone un claro ejemplo de implicación por parte de la empresa a la hora de dar visibilidad a la Universidad e impulsar su dinamización con la organización de actividades de apoyo a la investigación y desarrollo tecnológico. El compromiso mostrado se traducirá en importantes sinergias para ambas instituciones.

Todo ello ayudará a la mejora tanto del desarrollo experimental como de la difusión de los resultados del grupo de investigación gestión integral del agua y procesos biotecnológicos del Área de Ingeniería Química, que cuenta con una larga e intensa experiencia en la aplicación de tecnologías avanzadas en el tratamiento de aguas.

En el acto de firma el presidente de Química Sintética manifestó su interés por buscar más puntos de encuentro con la UAH, deseando que este acuerdo sea sólo el inicio de una más intensa colaboración futura. Por su parte el vicerrector agradeció el interés de la empresa por colaborar con la Universidad de Alcalá y renovó el compromiso de la misma por promover y facilitar cualquier actividad dentro del presente acuerdo, así como en futuras acciones.

Química Sintética es una empresa líder en investigación, desarrollo y fabricación de principios activos farmacéuticos. Ubicada en Alcalá de Henares, cuenta con una larga trayectoria en su relación con la Universidad de Alcalá, a través de la acogida de estudiantes en prácticas de diversos grados como Química, Farmacia y Ciencias Ambientales, por lo que muchos de sus trabajadores en la actualidad proceden de nuestra universidad. Además, se distingue especialmente por su preocupación por los aspectos medioambientales, tan importantes en este tipo de instalaciones.

Las actividades estarán coordinadas por la responsable del área de Medio Ambiente de Química Sintética, Amparo Fernández, y Pedro Letón, profesor de Ingeniería Química de la Universidad de Alcalá.