Artículo

Ya apuntaba maneras cuando realizó las prácticas curriculares en el área de Audiovisuales de la UAH en el año 2016. Ahora, Marius Scarlat, ex-alumno del Grado de Comunicación Audiovisual, empieza a despuntar en el ámbito de la fotografía y ha sido seleccionado por PhotoEspaña para realizar su primera exposición en Madrid.

mariusden2En estos días fluye el estrés. Marius ultima sus últimos trabajos de un máster de fotografía artística y narrativas fotográficas fundamentales, ayuda a un fotógrafo profesional en Madrid y disfruta de las mieles de su primera exposición en Azuqueca de Henares, titulada ‘Caraca, la ciudad perdida’, sobre un yacimiento arqueológico romano localizado en Driebes. Pero su cabeza también se concentra en el próximo reto: una exposición en la sala ‘El Águila’, promovida por PhotoEspaña, que se inaugura hoy, día 18. El egresado de la UAH ha sido uno de los 4 seleccionados entre más de 200 aspirantes para exponer como joven promesa. Durante una semana, presentará un proyecto documental titulado ‘De este a oeste’, que narra en imágenes su viaje de ida y vuelta inconcluso desde su Rumanía natal hasta España.

-¿Qué vas a exponer en PHotoEspaña, que contiene el proyecto ‘De este a oeste’?
-El trabajo de PHotoEspaña es un proyecto documental. Habla de la inmigración de mis padres, de origen rumano, a España. Rumanía es uno de los países que más flujos migratorios ha generado en los últimos años. Desde la caída del comunismo y, sobre todo, con la entrada del país en la Unión Europea, ha habido un flujo migratorio acelerado. Esto ha generado graves consecuencias para el país, sobre todo para los pueblos más pequeños que ya están casi abandonados. A mí me interesaba por un lado hablar sobre aquellos que se han ido, pero también sobre aquellos que se han quedado. Muchas veces colocamos el foco sobre los que se van, pero los que se quedan también tienen que pasar por un proceso de adaptación. Este es un proyecto también personal porque se trata de una vuelta a mi pueblo y un reencuentro con todos aquellos que se han quedado atrás. Me interesaba también hablar sobre el nuevo significado que adquiere la casa o el lugar de la infancia para aquellos que migran a otros países. Estas personas tienen que buscar un nuevo lugar de residencia en el país de destino y, mientras esto sucede, la casa del país de origen se instala en un lugar de la memoria y pasa a ser recordado desde la nostalgia y la melancolía. A medida que iba avanzando me surgían diferentes cuestiones como ¿qué significa realmente volver?, ¿es realmente posible adaptarse en el país de destino?A través del paisaje, de mis familiares y amigos, de mi casa, de los objetos que iba encontrándome por el camino te reencuentras con ese pasado que sigue latente; te das cuenta de que no encajas en ese nuevo lugar, que ya no te pertenece. Lo que fue ese lugar cómodo y feliz de la infancia se ha convertido de repente en pasado, pero también en presencia y en un ideal de futuro.

mariusden1-Hablemos también de la exposición en Azuqueca, ¿cómo surgió y de qué trata?
-La exposición surge gracias a un profesor de la UAH, Julián de la Fuente, que conocía el trabajo que estaba realizando sobre la ciudad romana de Caraca, porque fue mi TFG en Comunicación Audiovisual. El proyecto es un acercamiento a un espacio arqueológico desde la fotografía. A mí me interesaba trabajar una serie de conceptos como el paso del tiempo, la memoria, lo ausente… y este espacio me lo permitía: Caraca fue una ciudad romana de entre los siglos IV y II a.d.C. Los arqueólogos e historiadores conocían su existencia, pero no su ubicación en la provincia de Guadalajara. No es hasta la década de 1940 cuando se encuentra un tesoro en Driebes que pone en alerta a los arqueólogos sobre la ubicación de Caraca. En 2017, Javier Fernández y Emilio Gamo realizan unos estudios sobre el terreno y concluyen que efectivamente ahí se encuentra escondida Caraca. Cuando vi la noticia me resultó curioso y lo vi como un reto.

-¿Cuándo comienza tu relación con la fotografía y cuáles son tus motivaciones?
-No lo sé, la verdad. Yo no tengo ni tío, ni padre, ni abuelo que se haya dedicado a la fotografía o a otro tipo de arte visual. No sé muy bien de dónde viene esta curiosidad. Siempre he pensado que, como me cuesta tanto expresarme a través de las palabras, tenía que encontrar otra manera de hacerlo y descubrí la fotografía.

-¿Cómo te iniciaste en este arte?
-Cuando estudiaba en la UAH el grado en Comunicación Audiovisual. Empecé el grado porque quería hacer cine; sin embargo, a medida que iban pasando los años me daba cuenta que todas esas inquietudes que tenía no podía llevarlas a cabo a través del lenguaje cinematográfico. Sobre todo porque me costaba muchísimo trabajar en equipos tan grandes. Soy una persona bastante insegura y me veía anulado. Me siento mucho más cómodo trabajando solo yo y la cámara. La verdad es que fue complicado aceptar esta decisión porque en los tiempo que vivimos está de moda trabajar en equipo y llevarse bien todos con todos. Yo acepto eso y me parece válido. Pero creo que es igualmente válido trabajar solo.

mariusden-¿Qué fotógrafos han sido referentes para ti?
-Creo que al final cada proyecto necesita sus referentes. Para cada proyecto que realizo trato de buscar nuevos referentes ya sean fotógrafos, artistas, escritores… Para el proyecto de la ciudad romana una de las primeras referencias que tuve fue Sugimoto o Rothko, como referencia formal, y por otro lado Bleda y Rosa, dos fotógrafos españoles, fueron más una referencia conceptual. Para el proyecto de Rumanía he tenido otros referentes en mente, como Alec Soth por ejemplo.

-¿Cómo te definirías como fotógrafo?
-Mirando los trabajos que he realizado hasta ahora sí que encuentro alguna constantes que se repiten, sobre todo algunos conceptos que he trabajado, como la memoria, la identidad, el paso del tiempo, el territorio… Ahora estoy tratando de dar forma a ese lugar o a ese mundo interior, de construir ese territorio de la mirada, de profundizar y aclararme como fotógrafo. Quiero seguir trabajando en proyectos personales y buscar ese equilibrio entre los proyectos personales y el mercado laboral.

-¿Y el futuro, cómo lo ves?
-Intento ser bastante realista… Me gustaría hacer un doctorado en la UAH y dedicarme a la docencia, mientras continúo realizando proyectos personales y, también, claro, comerciales.