Artículo

Investigadores de la Universidad de Alcalá estudian el nivel de integración de los inmigrantes a partir de cómo asimilan la lengua española.

El proyecto global se denomina IN.MIGRA2, y está coordinado por Florentino Paredes, del grupo de investigación de Lingüística Hispánica (HISPALIN).

También participa el grupo de innovación docente en Enseñanza de la Lengua Española a Niños (GIELEN) de la UAH y grupos de investigación de la Universidad Europea de Madrid y la Universidad Antonio de Nebrija. Está financiado por la Comunidad de Madrid y se dedica a estudiar a la población inmigrante desde distintas perspectivas y a proporcionar herramientas para su integración.

El catedrático Florentino Paredes explica en esta entrevista en qué consiste el proyecto y cuáles serán sus repercusiones.

Profesor, se trata de un asunto con gran interés para una Comunidad en la que más del 13% de la población es extranjera.
-Sí, este proyecto supone una continuación de las dos líneas, teórica y aplicada, sobre las que venimos trabajando desde hace algún tiempo: analizar cómo se produce la integración sociolingüística en Madrid y proporcionar herramientas para favorecer esa integración. En la primera de las líneas, que es de la que se ocupa el equipo de la UAH, tratamos de entender varios aspectos. El primero es cómo se produce el encuentro de unas personas que llegan con una lengua y una cultura propias y cómo se llevan a cabo los intercambios comunicativos que facilitan la integración en la comunidad de acogida. En en este proceso hay una doble vertiente, porque los inmigrantes abandonan parte de sí mismos para insertarse en la comunidad de acogida, con las dificultades que ello genera a nivel personal y social, y la comunidad de acogida también tiene que adaptarse a los cambios que supone la llegada de población de otras procedencias.

El proyecto que ahora emprenden es la segunda fase de un proyecto global iniciado hace tiempo…
-Sí. Hubo un primer proyecto INMIGRA-CM entre los años 2008 y 2011. En esta segunda fase del estudio nos vamos a centrar en cómo se produce la asimilación lingüística, estudiando los diversos niveles de la lengua, el fónico, el morfológico, el sintáctico, el léxico y el discursivo. Entendemos que la integración es efectiva cuando la población migrante utiliza el lenguaje con las mismas funciones que la comunidad de acogida. Un ejemplo claro de lo que digo es el uso del diminutivo, que ya hemos estudiado: los madrileños utilizamos el diminutivo para indicar tamaño pequeño, pero también y fundamentalmente, para otras funciones, como atenuar (para evitar decir está gordo decimos está gordito o regordete), ironizar (por ejemplo, cuando un día muy caluroso decimos vaya fresquito que hace), mostrar cercanía o familiaridad (me voy a casita) y así hasta nueve funciones. Lo que hemos observado es que los inmigrantes, por una parte, no usan todas las funciones y, por otra, cuando utilizan el diminutivo en alguna de ellas, también lo hacen de una manera muy reducida. Por ejemplo, recurren al diminutivo para atenuar, pero casi exclusivamente mediante la fórmula un poquito. Todo esto es un índice de que el proceso de integración no se ha alcanzado.
En esta segunda fase, además de estudiar también a inmigrantes de segunda generación, queremos ver cómo se valora la diversidad lingüística de los inmigrantes por parte de los madrileños. Para ello, recurriremos a cuestionarios y otros medios. Pensamos que es un buen momento para estudiarlo porque dentro de poco tiempo esos cambios se habrán asimilado, pero ya no tendremos las claves de cómo se ha producido ese proceso.

-En este proyecto también participa el grupo de innovación de la UAH GIELEN, ¿cuál es su papel?
En la UAH también interesa conocer qué ocurre con la población migrante en la escuela, qué sucede con la población infantil escolarizada, hasta qué punto mantiene la lengua materna o la ha abandonado, y para ello participa en el proyecto la profesora M.ª Carmen Fernández, que lidera el grupo GIELEN. Este grupo realizará una evaluación de la enseñanza del español como lengua extranjera en contextos escolares en la Comunidad de Madrid y, como consecuencia de dicho análisis, propondrá posibles actuaciones didácticas y curriculares. Es un grupo con gran experiencia en este ámbito, ya que lleva años trabajando en las necesidades formativas del profesorado que ha de atender al alumnado de Infantil, Primaria y Secundaria. Esos alumnos acceden al aprendizaje de materias curriculares básicas con un desconocimiento de la lengua de instrucción, o con un dominio muy bajo de aspectos comunicativos imprescindibles para su desarrollo en un ámbito académico y social en el que se ha de desenvolver con éxito. De hecho, ya han publicado un libro, ‘La enseñanza del español como lengua extranjera a niños: contenidos básicos para la formación del docente’, que será una referencia en las aulas de los grados de Maestro en Educación Infantil y Primaria y en las de los Másteres de Formación de Profesores de Español.

Por último, el proyecto IN.MIGRA2-CM aborda otros objetivos a través de los grupos de la Universidad Nebrija y la Universidad Europea, como el tratamiento de la población inmigrante en los medios de comunicación, la creación de herramientas para la traducción de términos administrativos relacionados con la inmigración y el desarrollo de una prueba de nivel de ELE para inmigrantes que se está aplicando en la Comunidad de Madrid.