Artículo

La restauración de los yesos de la Capilla de San Ildefonso de la UAH ha recibido elpremio ‘Golden Gypsum’ España-Portugal que otorga la compañía Saint Gobaint Placo. Este premio constituye uno de los galardones más prestigiosos del mundo en innovación y sostenibilidad del sector de la la construcción. Los trabajos realizados en la Capilla pasan ahora a ser evaluados en la fase internacional del concurso, que se celebrará en junio de 2016 en Praga.

La restauración se llevó a cabo por la empresa CREA (Conservación y Restauración de Yesos Artesanos), del maestro yesero Carlos Martín y su hijo y es, como reconoce el galardón, un ejemplo más de que las actuaciones realizadas en este edificio son un modelo de buenas prácticas en la conservación del patrimonio a nivel nacional e internacional. La organización ha destacado además que el trabajo ‘se realizó respetando al máximo los materiales originales y rehabilitando únicamente aquellos desperfectos de los que se tuvieran datos para una fiel reproducción’.
La recuperación de los yesos de la Capilla es también un claro ejemplo de innovación y sostenibilidad, ya que se ha centrado en detectar los materiales falsos aplicados en anteriores restauraciones, recuperar pátinas y policromías originales, consolidar desprendimientos, suturar roturas, limpiar y fijar elementos, detener el deterioro causado por humedades y resolver otras patologías y otros ‘males’ que afectaban a las yeserías.

De gran valor artístico e histórico
Las yeserías de la capilla de San Ildefonso fueron talladas a gubia, realizadas entre 1512 y 1515 por famosos yeseros de la época, como los Santacruz, y son reconocidas internacionalmente por su importante valor artístico e histórico.
Como explica el delegado del rector para el Patrimonio Universitario, Javier Rivera, las yeserías ‘representan lo más lúcido del cambio de los estilos de la historia del arte de la Edad Media a la Edad Moderna, de manera que un lateral de la capilla está decorado con yesos de estilo gótico y el otro de estilo renacentista, ambos con elementos heráldicos y con decoraciones policromadas. Es lo que algunos autores han denominado ‘estilo híbrido’ o, más propiamente ‘estilo Cisneros’, pues representa el momento en que muere un tiempo y nace otro, con distintas estéticas’.
Por otra parte, los yesos de la Capilla simbolizan también la sobriedad y la mesura de la economía del Cardenal Cisneros, ya que es un material económico, rápido y fácil de aplicar si se disponen de expertos yeseros, como fue el caso. ‘El espíritu franciscano se materializa en el valor crematístico de la obra, así como en la rapidez con la que el anciano cardenal quería que se cumpliera la ejecución del edificio para poder proceder a su inauguración y usarlo antes de fallecer’, agrega Rivera.
En su opinión, ‘estos yesos reflejan una obra de extraordinario valor artístico realizada por los maestros en una Capilla dedicada a celebrar los actos más sagrados de la nueva universidad y a ser panteón del Príncipe de la Sabiduría (el Cardenal reformador de órdenes religiosas y de la universidad) y de los alumnos y profesores que fallecían en la institución y eran en ella enterrados (recordemos al médico Valles, el gramático Nebrija, los arquitectos Pedro Gumiel y José Sopeña, rectores, servidores..)’.

Otros reconocimientos
Los esfuerzos de la UAH en el mantenimiento y conservación de su patrimonio han tenido otros reconocimientos recientes: en 2013 obtuvo el Premio Hispania Nostra por la labor realizada en la recuperación del patrimonio y ese mismo año recibió la Medalla de las Bellas Artes de San Fernando por la restauración de 22 edificios históricos entre 1984 y 2013. Más recientemente, la Universidad de Alcalá ha sido galardonada con el Premio Ciudad de Alcalá de Arquitectura por el proyecto del Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación (CRAI) y por la restauración del Patio de Santo Tomás de Villanueva y la Capilla de San Ildefonso.