Artículo

Hoy ha tenido lugar la inauguración del Museo de Arte Iberoamericano, ubicado en la planta baja del Edificio Cisneros (antiguo Cuartel del Príncipe) y que contará con dos grandes espacios conjuntos pero autónomos, el primero dedicado a las colecciones de la Fundación José F. Llopis y el segundo al Museo Luis González Robles.

El Museo ocupa una superficie de más de 1.300 metros cuadrados distribuidos en dos salas: la colección más antigua se nutre con las piezas del Museo Luis González Robles, que se han expuesto en diferentes ocasiones en varios lugares de la UAH y que a partir de ahora se ubicarán en este espacio de forma permanente. Luis González Robles (Sevilla, 1916- Madrid, 2003) viajó por todo el mundo seleccionando a los artistas de la vanguardia, y su colección reúne obras de las más notables escuelas hispanoamericanas desde los años cincuenta hasta finales del siglo XX a las que se han sumado piezas del siglo XXI, pues las donaciones de artistas han continuado gracias a la gestión de los Amigos del Museo González Robles. Hay representación de movimientos y artistas como Dau al Set, El Paso, Tápies, Guinovart, Tharrats, Canogar, Feito, Muñoz, Velan, Vento, Cuixart, Capuleto, Zóble, Delgado, Clavé, Rivera, Sáez, Soria, Villalba, Francés, Guayasamín, Manrique, Soria, Orcajo, Celis, Morales, Verdes y de maestros españoles, venezolanos, nicaragüenses, etc., ordenados por temas y técnicas. Junto a las pinturas se expone además una pequeña muestra de escultura realizadas por firmas destacadas como Venancio Blanco, Miranda D´Amico, Felguérez, Feliciano Hernández, Antonio Prats, Pablo Serrano, Subirá, etc.

Más recientemente, la Universidad de Alcalá ha recibido la cesión temporal de la colección de la Fundación que creara el político y empresario José Félix Llopis (Madrid, 1927- Madrid, 2011) durante su vida en América y en Europa, una Fundación que, además, ha colaborado generosamente a la rehabilitación del Museo de Arte Iberoamericano. Aunque la obra completa abarca piezas precolombinas, coloniales (pintura, escultura, platería) y arte contemporáneo en Iberoamérica, ahora se expone solo pintura colonial cuzqueña. La ‘escuela cuzqueña’ (surgida en la capital del Cusco) fundió en pintura las dos fuerzas que se mezclaron en América: la influencia occidental aportada por los españoles y los europeos y la visión y la sensibilidad india y mestiza, ambas bajo el manto de la religiosidad. Se trata de obras de los siglos XVI al XIX, tratadas al óleo, representando temas muy queridos en esta etapa como ángeles músicos anunciadores o arcabuceros, vírgenes, papas, obispos, reyes, apóstoles y santos (San Sebastián vestido y suplicante, por ejemplo). Muy llamativas son las representaciones de San Isidro labrador interpretado desde el mundo indio y mestizo, con ropas a la manera de los siglos XVII y XVIII y fondos en los que se aprecian costumbres locales indias, como la matanza del cerdo, o el milagro de los ángeles que aran el campo con llamas (en vez de bueyes), indios labrando la tierra, arquitecturas de pueblos casas y molinos, etc.

Frente a la entrada al CRAI
El Museo de Arte Iberoamericano de la UAH ocupará la mitad de la planta baja de la crujía del edificio Cisneros, concretamente la que está a la izquierda del zaguán de entrada.
La rehabilitación realizada mantiene el espíritu conceptual que se ha desarrollado en el CRAI: un espacio neutro para favorecer el protagonismo de la obra expuesta.

Museo de Arte Iberoamericano de la Universidad de Alcalá
Edificio Cisneros de la Universidad de Alcalá
De lunes a viernes de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00. Sábados de 12:00 a 15:00 y de 17:00 a 20:00. Domingos y festivos de 12:00 a 15:00.

http://