Artículo

Este Biobanco se ubica en la Facultad de Medicina de la UAH desde el año 2006 y en la actualidad almacena más de 100.000 viales de muestras procedentes de 8430 donantes, dando soporte a 23 centros de investigación distribuidos por todo el país. Las necesidades de financiación para su mantenimiento han animado a sus responsables a llevar a cabo esta campaña a través de la plataforma pública Precipita (www.precipita.es), especializada en promover la financiación colectiva de la ciencia.

La Enfermedad Renal Crónica (ERC) es un grave problema y un reto para la Salud Pública en el mundo en general y en España en particular. Un 10% de los españoles tiene enfermedad renal moderada o avanzada. Dos millones de pacientes tienen una función renal por debajo del 50% de lo normal y algo más de 40.000 están en diálisis o han sido trasplantados. La investigación cooperativa en este campo es la respuesta a esta situación. Investigación que se traduzca en nuevos abordajes al tratamiento de las enfermedades del riñón y a la protección cardiovascular una vez la enfermedad está establecida.

El Biobanco, cuya responsable es Laura Calledos, está ubicado en la Facultad de Medicina y nace en 2006 como una plataforma de la Red de Investigación Renal, un consorcio de grupos clínicos y de investigación que el Instituto de Salud Carlos III financia para el estudio de las enfermedades renales. Es una entidad sin ánimo de lucro, que trabaja para garantizar que los investigadores en el campo de la nefrología puedan disponer de las mejores muestras biológicas posibles para avanzar en la comprensión de estas enfermedades.

En los últimos años, el Biobanco ha tenido que hacer frente a numerosos cambios para adaptarse a la normativa vigente. Además, el número de muestras ha aumentado de forma exponencial, por lo que han tenido que ampliar sus infraestructuras e incrementar los costes de mantenimiento. Todo ello ha provocado un incremento del presupuesto y las consiguientes dificultades de mantenimiento. Por ello, han decidido lanzar esta campaña de micromecenazgo, aprobada por la plataforma Precipita, impulsada por la FECYT y especializada en promover la financiación colectiva de la ciencia.
El hecho de que esta campaña de micromecenazgo esté integrada en Precipita implica que cumple unos mínimos éticos y de calidad. Además, si no se alcanza el objetivo mínimo de recaudación para sostener el proyecto propuesto, se devolverá el dinero recaudado a los donantes.