Artículo

Tiene 23 años, es de Segovia y ya ha cumplido uno de sus sueños: ser fisioterapeuta. Y además lo ha cumplido con creces, ya que acaba de recibir el diploma que le acredita como el primero de su promoción, así como el Premio Extraordinario Fin de Grado 2015-2016. Y todo ello a pesar de padecer problemas de visión que le impiden ver si no es desde cerca.

En esta entrevista César Prieto da algunas claves para conseguir ser el primero sin desfallecer en el intento.

-¿Estarás muy contento de haber recibido el diploma al primero de la promoción?

-Muy contento. Me costaba creerlo, pero también he de decir que esto ha sido una carrera de fondo. Desde que empecé primero, con las materias básicas, me di cuenta que sacaba muy buenas notas y eso a pesar de que en el grado los estudiantes ya llegan muy cualificados, porque la nota de corte es una de las más altas de la Universidad de Alcalá. Pero la fisioterapia me gustaba desde antes y cuando empecé me gustó mucho más, así que me he dedicado plenamente a mis estudios y he dedicado muchísimas horas, cuando algo te gusta, se lleva mejor el esfuerzo.

-Eres de Segovia, ¿cómo llegas a la UAH?

-Como he dicho, yo tenía bastante claro desde antes que quería hacer el grado en Fisioterapia. Cuando llegó el momento pedí consejo a fisioterapeutas que conocía y me informé. Los estudios de Fisioterapia de la UAH están muy valorados a nivel nacional y para mí eso era muy importante. Elegí esta Universidad y no me arrepiento, porque he estado muy bien y he recibido mucho apoyo.

-¿Cómo has vivido la experiencia de estudiante, teniendo en cuenta las limitaciones que te generan tus afecciones visuales?
-La verdad es que bastante bien. Desde el primer momento he contado con el apoyo de todos mis profesores del grado, de mi tutora, Raquel Gragera; de la Unidad de Integración y Coordinación de Políticas de Discapacidad de la UAH; he podido acceder a las ayudas de la Fundación Canis Majoris y he entrado en contacto con otros estudiantes con discapacidad que también cursan sus estudios en esta Universidad. El hecho de haber podido estudiar en la Universidad ya lo concibo como un logro. La mayoría de los contenidos están preparados para ser vistos: todas las explicaciones que se dan en las clases con diapositivas, los materiales gráficos, los recursos online que hay que manejar… Cada vez la formación es más visual y en una carrera práctica como Fisioterapia es muy importante poder acceder a este tipo de materiales. A mí me ha supuesto mayor esfuerzo y mayor concentración, pero nada es imposible. En las clases, durante las presentaciones, he utilizado el ordenador del profesor, aunque me costaba a veces seguir la explicación, porque el profesor va con un puntero láser y está señalando en el proyector, no en el ordenador, y así no es fácil enterarse de mucho… Yo lo que he hecho es estar muy atento y concentrado en todas las explicaciones y estudiar cada día lo que se había visto en clase para no quedarme rezagado en la clase siguiente. Lo que he aprendido es que con esfuerzo y con ganas todo llega y todo se puede superar.

-¿Qué te atrae de la fisioterapia, a qué quieres dedicarte?

-La fisioterapia me atrae porque podemos ayudar a cantidad de personas que tienen diferentes procesos patológicos dándoles un abordaje diferente al de otras especialidades, como la medicina, y podemos mejorar muchísimo su calidad de vida. Nuestra gran batalla es hacer entender que no solo aplicamos maniobras de masaje, el masaje es solo una de las muchas técnicas que tenemos para abordar los problemas con los que nos encontramos; los fisioterapeutas necesitamos muchísimo conocimiento de ciencia básica y también de aspectos más específicos que nos permitan razonar clínicamente qué es lo que está ocurriendo y, a partir de ahí, ver cómo se puede abordar.

-Y ahora, ¿qué?
-Estoy estudiando un máster y estoy trabajando en Segovia. Metas tengo muchas por delante, pero mi prioridad es conseguir ser un buen profesional, adquirir experiencia. Tampoco descarto en el futuro hacer un doctorado, como me han animado a hacer algunos profesores, entre ellos mi tutora del TFG, María Torres Lacomba. Durante el TFG, que hemos presentado como un artículo científico, he podido conocer más en profundidad el ámbito de la investigación y también me gusta.