Artículo

El grupo de Bioelectrogénesis del área de Ingeniería Química ha obtenido el Premio de Divulgación Científica de la UAH como ‘Fórmula más original e innovadora para difundir la ciencia entre la sociedad’ con el proyecto PICSI-3D (Programa de Investigación para Centros de Secundaria e Institutos basado en estrategias 3D: Diseñar – Desarrollar – Difundir).

Esta iniciativa, financiada en la convocatoria Fecyt 2014, trata de acercar el laboratorio a las aulas a través de un programa destinado a Centros de Enseñanza Secundaria basado en estrategias 3D, que convierte a los estudiantes en investigadores.

Belén Barroeta, divulgadora del grupo de investigación, hablan del proyecto ganador.


-¿Qué es PICSI-3D?

-Nos interesaba enseñar cómo funciona la ciencia moderna, con una visión distinta a la acostumbrada (talleres, charlas, conferencias), insertándola como un programa más ambicioso dentro del curso académico. Y también queríamos introducir a los estudiantes de Bachillerato en nuestra disciplina, las tecnologías electroquímicas microbianas (MET, por sus siglas en inglés). Este campo de investigación es muy joven comparado con otros, pero tiene una gran actividad científica en todo el mundo y un amplio rango de aplicaciones prácticas. Ese es el origen de PICSI-3D.
Durante varios meses, estudiantes de 1º de Bachillerato de 3 centros de Secundaria, entre ellos el IES Isidra de Guzmán de Alcalá de Henares, realizaron actividades científicas en el campo de la bioelectrogénesis, una novedosa disciplina que permite, entre otras aplicaciones innovadoras, convertir residuos en energía eléctrica limpia mediante microorganismos naturales. Durante el desarrollo de este proyecto nosotros también hemos aprendido muchas cosas, y encontrado profesores dispuestos a dedicar tiempo extra dentro de sus apretados programas y alumnos entusiastas discutiendo resultados.

-¿Y dónde creéis que reside la originalidad de vuestras propuestas?
-La verdad es que no pretendemos ser originales; nos mueve la pasión por lo que hacemos y a partir de ahí, queremos contarlo a la sociedad. Es algo que se lleva haciendo desde hace tiempo en otros países, y en el nuestro, desde las universidades, a través de diferentes canales. Nosotros pensábamos que era posible hacerlo desde la perspectiva de un grupo de investigación.

-La divulgación científica es crucial para los grupos de investigación. No solo porque es su deber para con la sociedad, sino también para la obtención de recursos y proyectos con los que seguir avanzando en la búsqueda de nuevos conocimientos y de innovación…
-Está claro que si quieres que alguien sepa lo que haces, cuál es tu trabajo y para qué sirve, tienes que contarlo. Como investigadores tenemos nuestros propios canales entre pares, pero cuando se trata de comunicarlo para captar recursos, públicos o privados, hay que cambiar de estrategia.

-Atrapar a los estudiantes de Secundaria en el ‘vicio’ de la investigación es también un modo de ofrecer nuevas alternativas a un colectivo que, en ocasiones, necesita un empujón para decidir sobre su futuro o sobre sus preferencias…
-El fomento de vocaciones, hacia lo que se conoce como STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics), es muy importante, desde luego; sin embargo, todavía es mejor que conozcan la ciencia de una forma documentada. Nuestro objetivo es aumentar la cultura científica de quienes en el futuro tomarán las decisiones. También deben saber que en ciencia, como en el resto de actividades, el éxito o el fracaso dependen de muchos factores. Uno de ellos, fundamental, es la planificación y el trabajo constante. Estamos hablando de chicos y chicas de 16 años, la edad en la que la curiosidad es insaciable. Es increíble que el último paso antes de decidir una opción universitaria esté tan desligado de la realidad, y que los alumnos vivan pensando en la nota de corte que van a obtener. No hay tiempo para pensar, discutir o desarrollar un proyecto en profundidad.

-Dennos algunos consejos para los grupos de la UAH que se estén planteando desarrollar una política seria de divulgación científica.
-Ganas, imaginación y un buen equipo que lo respalde.